>CajaSur

>

Cajasur, célebre los últimos tiempos por dificultades propias de tipo económico, y también por conflictos internos, habitualmente conocidos como lucha por el poder o el control, ha sido intervenida por el Banco de España.

Como no podía ser menos, los comentarios se han agolpado tratando de analizar y valorar el evento desde el punto de vista económico y también desde una óptica social.
Mi comentario quiere ir por otro camino, ya que desde esta ventana se pueden contemplar ámbitos o zonas de la realidad que con frecuencia pasan desapercibidas a los ojos de una ciudadanía obsesionada por otros escenarios.
Cajasur, eso sí se dice y se subraya profusamente, era de la Iglesia. Se dirá: para bien y para mal. Veamos.
Probablemente, en su inicio, como ha ocurrido con tantas iniciativas nacidas en determinadas épocas de nuestra historia dentro de la comunidad eclesial (habría que ser más precisos: dentro de la comunidad “clerical”), esta iniciativa de poner en marcha una entidad financiera de este tipo, respondió a una intuición certera y llena de buena voluntad de algunos eclesiásticos que captaron la necesidad de suplir con su acción y su esfuerzo una carencia detectada en la sociedad civil del momento.
Pero existe una especie de ley socio-biológica que reproduce, en los frutos de los “partos” sociales, lo que ocurre en los estrictamente biológicos: la criatura alumbrada crece y termina por independizarse y campar por sus respetos al margen, y -¡cuántas veces!- en contra de los deseos y sueños de sus progenitores.
¿No es eso exactamente lo que le ha ocurrido a esta iniciativa financiera de titularidad eclesial que ahora anda en coplas, exactamente igual que le ocurrió y ocurre a la Cope, al diario Ya, a muchos colegios o escuelas “concertadas”, etc.?
Tengo para mí que estas creaciones eclesiales, fruto de una imaginación altruista que en su día supo descubrir la posibilidad de hacer efectiva en la sociedad la llamada evangélica al servicio, nacen con fecha de caducidad, rebasada la cual, terminan perdiendo, al menos en la percepción general, el profundo sentido cristiano con que nacieron, pasando a convertirse en “chiringuitos de los curas”, que, ya se sabe, a la hora de la verdad lo que buscan es la pela, disfrazándolo, eso sí, con bellas y santas palabras.
Pienso que hay que saber morir también institucionalmente: un arte, ciertamente, difícil de aprender. El servicio cristiano es siempre a fondo perdido; y cuando llega el momento, lo mejor, lo más evangélico, probablemente es dar paso a otras titularidades que prolonguen lo mejor del servicio prestado en nombre de la Iglesia, pero sin comprometer ya a ésta institucionalmente.
Claro que todo esto que digo suele ser valorado por los que “están en el ajo” como una flagrante ingenuidad. Pues bien, lo será; pero entonces que no se quejen de incomprensiones, que no lamenten salpicaduras que erosionan y juzgan sin piedad sus intenciones.


Anuncios

3 comentarios en “>CajaSur

  1. >La voracidad socialista andaluza quiso secuestrar esta caja y fusionarla con la caja de "ellos"; los dirigentes de CajaSur fueron asediados y perseguidos (civilmente) durante los últimos dos años intentando asfixiar económicamente la Institución que evidentemente estaba prácticamente quebrada.Con muy buen criterio, los dirigentes de CajaSur pidieron el amparo del Banco de España, que demoró la solución hasta el límite de lo prudente, antes de caer bajo las garras de los socialistas andaluces. Por fin ha sido intervenida y parece que va a ser fusionada con otras cajas de distintas regiones, esperemos que todo acabe bien.

  2. >Me alegra el comentario que inicia la serie porque sintetiza magníficamente el nudo gordiano de las vicisitudes económico-institucionales de Cajasur. Evidentemente, mi comentario en mi Ventana se sitúa en ese otro ámbito que afecta directamente a la imagen pública de la Iglesia, y que sólo suele ser abordado desde el simplismo o la hostilidad. Un saludo.

  3. >Las Cajas son un sinsentido actualmente, sometidas a los poderes políticos regionales (o eclesiales, en el caso de CajaSur). Actuaron por criterios extraeconómicos, sin adecuada valoración de riesgos, y ahora están descapitalizadas muchas de ellas. Deberían capitalizarse mediante emisión de acciones que cotizaran en Bolsa, y no con cargo al erario público, con el rollo de las fusiones, que van a crear monstruos de mayor tamaño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s