El peligro de Irán.Maniobras navales en el Golfo Pérsico y “Grupo de ataque”.

La Armada estadounidense, acompañada de las fuerzas de otros 30 países, iniciaron recientemente en el Golfo Pérsico las maniobras militares más amplias que se han desarrollado en Medio Oriente; en el artículo anterior dábamos cuenta de la botadura por parte de la Armada Iraní de un nuevo submarino “Kilo”  en el puerto de Bandar Abbas, días después del comienzo de dichas maniobras.

El General Chicharro, de la Armada Española, es autor de múltiples artículos, varios de ellos relacionados con el peligro que constituye Irán para la paz en la zona del Oriente Medio; en este blog hemos reproducido varios artículos suyos sobre el tema (*).
En el digital http://www.Republica.com aparece hoy un interesantísimo artículo, titulado:

Grupos de ataque y algo más

que seguidamente reproducimos íntegramente

 

Probablemente el titulo de este artículo es algo confuso y merece una aclaración; quiero referirme a lo que en terminología naval en lengua inglesa se conoce como “Carrier strike Group”. Grupo de ataque de portaviones en castellano.

Un Grupo de Ataque de Portaviones constituye una agrupación naval compuesta por una serie de buques en la que el elemento principal – pero no el único – es un portaviones cuya función además de la de mando y control es, ante todo, una plataforma desde la que proyectar aviones de combate. El Grupo integra también diferentes unidades tales como uno o dos cruceros, varios destructores o fragatas, buques de apoyo logístico y en ocasiones algún submarino con finalidades varias como la de proporcionar defensa aérea, antisubmarina y de ataque.

Un Grupo de Ataque no tiene una composición fija sino que se organiza según la misión a desarrollar pero vale la pena aprender que un típico Grupo de la Armada estadounidense dispone de unos 80 aviones con diferentes configuraciones con una capacidad de combate, tal vez y sirva como ejemplo, equivalente al total de la fuerza aérea de un país cualquiera de nivel medio como España.

Un Grupo de Ataque como el descrito de la US NAVY dispone de buques plataforma dotados con misiles “Tomahawk” que con un alcance máximo de unos 1600 Km puede golpear duramente cualquier objetivo con una precisión inimaginable hasta hace poco.

En resumen, un solo Grupo de Ataque situado a unos 1000 km de distancia de cualquier país objetivo puede bloquear electrónicamente al mismo, interrumpir y destrozar su sistema de comunicaciones así como sus defensas y en definitiva golpearle mediante misiles y aviones con una contundencia letal.

Su capacidad de combate es de tal calibre que su sola presencia en una zona de conflicto supone una medida disuasoria que en un ejercicio de la antiguamente denominada “diplomacia de las cañoneras” puede “per se” solucionar un conflicto por sentido común o amedrentamiento de un hipotético adversario.

Sabemos que las maniobras o ejercicios militares tienen como razón de ser no sólo la instrucción y adiestramiento de sus unidades sino también la ejercitación de planes de contingencia y muchas veces, también, la de acompañar a la política con medidas disuasorias; o sea, “cuidado con lo que haces”.

En los momentos en los que Vd. lector lee estas líneas nos encontramos que allá por las aguas del estrecho de Hormuz se están desarrollando unas maniobras navales en la que participan nada menos que tres Grupos de Ataque de la “US NAVY ” acompañados a su vez por otros buques británicos y franceses.

Supongo que aquel que haya llegado hasta aquí en la lectura de estas líneas puede imaginarse cuál es la potencia de fuego acumulada frente a las costas de Irán. Se lo digo yo: desorbitante. Hasta 240 aviones de combate y no menos de 150 misiles “Tomahawk” con una capacidad de destrucción que debería hacer cavilar bien a los dirigentes iraníes sobre sus actitudes.

El objetivo de estos ejercicios es la práctica de acciones tácticas de contraminado así como la de la destrucción de todas las posibles defensas iraníes en el área pero a nadie se le escapa que esta acumulación de medios responde a otras inquietudes de mayor calado.

Obvia decir que ante esta acumulación y demostración de fuerza los dirigentes iraníes que no son precisamente tontos, sino todo lo contrario, no se van a arriesgar a sufrir un castigo tal que eche por tierra todos sus logros de forma devastadora; de ahí que intuyo que no van a dar ocasión real a que la guerra abierta se produzca salvo que se hayan vuelto locos que todo es posible.

Es por ello que la estrategia y las tácticas son otras y por eso nos encontramos en un escenario global donde los disturbios y asaltos contra las instalaciones estadounidenses se suceden sin tregua en la práctica totalidad del mundo árabe. Hoy la excusa es la exhibición de una película sobre el profeta Mahoma pero mañana será otro el motivo. Lo que está a la vista es la movilización de las masas adoctrinadas que constituyen un verdadero caldo de cultivo y cantera de terroristas y contribuyen a una desestabilización general del mundo musulmán. Si hay alguien beneficiado por estos acontecimientos no es otro que el que busca la confrontación con Israel y con el mundo occidental en general; de ahí que no es muy difícil sospechar que el origen de la irracionalidad de los que hacen películas o publican libelos contra Mahoma está con toda probabilidad en los servicios secretos iraníes o en Al Qaeda y no en la mera ocurrencia de algunos particulares. Son estas organizaciones quienes promueven de vez en cuando estas publicaciones, sabedoras de que posteriormente bien manejadas van a servir para alcanzar la situación de caos y desorden que les conviene para sus actividades. Hoy la guerra sicológica y la subterránea elevan su escalada en todo el norte de África y en Oriente Medio de forma muy preocupante; y aún debería serlo más para España que se encuentra sicológicamente muy lejos del problema pero muy cerca de su frontera. Si en el momento presente no somos objeto de ataque no es más que por una cuestión táctica o bien por la dificultad del mismo, pero nadie nos puede asegurar que una desestabilización de los países limítrofes, Marruecos y Argelia, pueda desembocar en una amenaza muy seria para nuestra seguridad.

Espero que todos nuestros “sensores” estén en máxima alerta. Por explicarlo de una forma táctica diré que la maniobra se planea en función de la hipótesis más probable de actuación del enemigo pero la seguridad se establece siempre en función de la hipótesis más peligrosa y no son pocas las veces en las que la peligrosa se ha convertido, en el desarrollo de la acción, en la más probable. CUIDADO.

Escribe: Juan Chicharro, General de División  de Infantería de Marina.
(*)http://fj-lasideasdejeugenio.blogspot.com.es/search?q=juan+chicharro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s