DEFENSA. Ejércitos privados y mercenarios

 

Las Compañías Militares Privadas (PMCs,siglas en ingés) y las Compañías Militares y de Seguridad Privadas (PMSCs),  son empresas que ofrecen servicios especializados en asuntos relacionados con guerras y  conflictos en general, así como de protección, incluyendo operaciones de combate, labores de inteligencia, planificación estratégica, apoyo logístico y operativo, el entrenamiento de patrullas y efectivos en general que adoptan las siguientes características:

• Las PMCs y PMSCs son empresas registradas y organizadas con estructura corporativa.

• Las PMCs y PMSCs operan con fines de lucro y no por motivaciones políticas, aunque dirigidas y financiadas,por gobiernos y también por entidades privadas que quieren proteger sus operaciones e intereses mas o menos lícitos y poco transparentes, en ocasiones.

Hasta hace poco, mercenarios era el término comúnmente empleado para los efectivos que intervenían en un conflicto y estaban motivados en general únicamente por su lucro personal.

Las PMCs y PMSCs varían enormemente de unas a otras en tamaño, desde pequeñas consultoras de asesoramiento hasta corporaciones transnacionales de tamaño grande o mediano. Surgieron durante la II Guerra Mundial, pero fue durante la Guerra Fría y posteriormente, cuando debido a los cambios geopolíticos ocurridos en el mundo así como a  la reestructuración de las fuerzas armadas de muchos países se propició un rápido crecimiento de las mismas. Se estima que actualmente más de 250 las compañías importantes que ofrecen sus servicios en más de 50 países, si bien estas cifras son meramente orientativas, pues probablemente serán cientos las de todo tipo y dimensión que operan en el mundo entero y  dado el carácter semi secreto de las actividades que desarrollan no existen censos fiables.

A título de ejemplo, se estima que solamente en Irak, había más de 60 PMCs con una plantilla de más de 20.000 personas junto a aviones y helicópteros en número indeterminado.También, la protección de los pesqueros contra los piratas son realizados, en parte importante por alguna empresa privada que ejecuta estas labores en los buques a su paso por el Golfo de Adén.

A parte otras consideraciones de tipo político y diplomático se considera mucho más eficiente, económicamente hablando, la contratación de empresas privadas que aumentar el presupuesto militar, con el gasto que supone el mantenimiento y la compra de armas de última generación. Los ejércitos nacionales se han ido debilitando al aumentar la importancia de las PMCs, hasta el punto de que algunas estimaciones elevan al 60% del poder armamentístico mundial que está en manos de compañías privadas.

De las cinco PMCs más grandes del mundo, dos están afincadas en los Estados Unidos y el resto en Francia, Reino Unido y Rusia. Sus operaciones se realizan principalmente en América (Central y Sur), Europa (area de los Balcanes,y ex URSS, por ej.), África y Oriente Medio son estos dos continentes donde mayor actividad se está desarrollando probablemente. Los beneficios de las PMCs revierten de nuevo en la economía de los países originarios, permitiendo que estos extiendan y amplíen sus futuras operaciones militares. El capital norteamericano sigue a su ejército allá donde va, ayudando a aumentar los mercados para sus productos . Y como la guerra es ya un producto, el dinero vuelve otra vez a manos de las PMCs, haciendo que el ciclo se perpetúe.

Así opera un poderoso lobby conocido como International Peace Operations Association, formado por nueve compañías militares, que lleva a cabo una campaña de presión ante Gobiernos occidentales y africanos, así como ante agencias de la ONU y la Unión Africana, para presentar a las compañías militares privadas como las mejor preparadas para “sostener los esfuerzos de paz de la comunidad internacional”, una expresión que sin duda suena mejor que la vieja jerga de los mercenarios que se venden al mejor postor o matan por dinero, lo que sin duda es mas verosimil.

Los mercenarios contra los rebeldes, los mercenarios contra la nación, los mercenarios contra los mercenarios… Con guerras de mercenarios cuyas tropas se venden al mejor postor, la principal preocupación es un beneficio estable y los campos de batalla pronto se convierten en otro mercado dominado por la avaricia. Mientras muchos campos de batalla están en manos de las PMCs, los gobiernos se ocupan de su propia seguridad y de gestionar sus beneficios y las PMCs son una parte esencial de este mundo y han dado lugar a lo que hoy se conoce como “economía de guerra”.

De todo lo anteriormente expuesto se deduce que este tema tiene unas derivadas políticas y éticas que deben ser consideradas en profundidad. La actuación de las Fuerzas Armadas en los países democráticos está sujeta a las prescripciones de las Constituciones de los respectivos Estados siendo controladas por los Parlamentos; también las Convenciones Internacionales firmadas por estos países regulan de alguna manera las “leyes de la guerra convencional”; sin embargo no cabe duda que estas organizaciones militares privadas, mercenarias en definitiva, constituyen un atajo para sortear dichos controles y convenios democráticos con todo lo que esto significa en cuanto a la  violación  de los derechos humanos mas elementales.

Varios enfoques para regular la conducta de las PMCs y PMSCs a nivel internacional han sido propuestos.Algunos, incluso,  han sugerido la prohibición general de ciertas actividades aunque hoy es impensable que los estados vayan a proscribir completamente el uso de cualquier tipo de actividad de estas compañías .En cualquier caso, las PMCs y PMSCs parecen estar destinadas a permanecer como parte del entorno de la seguridad en un futuro inmediato .

Por ello se ha propuesto establecer y especificar al menos, unos  estándares mínimos de supervisión y control  que incluirían:

• la concesión de licencias con un listado preciso de los servicios ofrecidos por las PMCs y PMSCs , notificación previa a la licitación.

• establecer los requisitos mínimos para la concesión de licencias en relación a la contratación de personal, registro de los individuos que trabajan para ellas,la estructura corporativa de la empresa, su competencia y su política de cara al derecho de conflictos armados y a los derecho

• supervisión parlamentaria y/o independiente de las actividades de las  PMCs y PMSCs .

• transparencia en los procesos de suministros, licitación, vinculación contractual y contratación.

En definitiva, resulta indispensable la necesidad de mejorar la escasa regulación existente, incluso, establecer nuevas leyes de conducta mas acordes con los principios éticos y morales de Occidente ya sea por medio de instrumentos nacionales o internacionales o por ambos.

F.J. de C.

Madrid, 25 de enero de 2.014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s