Las elecciones al Parlamento Europeo: Una visión europea de su composición.

Las elecciones al Parlamento Europeo del 25 mayo de 2.014, en España han sido seguidas e interpretadas en clave nacional y la inmensa mayoría de los comentarios incluso de sus repercusiones han sido con la vista puesta en la victoria o derrota de los partidos nacionales.

Véase el artículo de este mismo blog y fecha 29-05-14, ¿A donde va ESPAÑA? Un comentario a las elecciones del 25 Mayo 2014 al Parlamento Europeo.

Las consecuencias en ESPAÑA, incluso se han magnificado con la reciente abdicación de SM el Rey Juan Carlos I que muchos analistas relacionan con los resultados de dichas elecciones.

Por ello,la dimensión propiamente europea de los resultados de dichas elecciones a penas ha sido analizada.

Por eso me complace reproducir el siguiente cuadro de composición del nuevo Parlamento Europeo salido del 25M:

y también un interesante análisis de Jose Borrell, que fue Ministro de Fomento con el PSOE (1.991), Presidente del Parlamento Europeo(2004 a 2007), Presidente de la comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo (De 2007 a 2009) y Presidente del Instituto Universitario Europeo de Florencia(Italia).

F. J. de C.

Madrid, 4 de junio de 2.014

Europa después de las elecciones

En Trento, donde participo en el Festival de la Economía, que la ciudad organiza desde hace 10 años, uno de los temas que suscita más debate es el resultado de las pasadas elecciones al Parlamento Europeo (P.E.).

Desde una perspectiva local se señala el nuevo papel que puede jugar Italia, en vísperas de asumir la presidencia rotatoria de la Unión, y después del éxito electoral de Matteo Renzi(*). Pero desde una óptica global, el resultado muestra la crisis existencial del proyecto europeo y se presta a muchas y diversas consideraciones.

A grandes trazos se puede resumir diciendo que la participación no ha aumentado, pero tampoco ha seguido disminuyendo, que el nuevo PE está más fragmentado y que tiene una composición más euroescéptica y más inclinada a la derecha.

Como las encuestas anticipaban, los partidos que más progresan son los eurofóbicos de derechas, simbolizado por la victoria del Frente Nacional en Francia y del UKIP en el Reino Unido. A ellos hay que sumarles otros partidos de protesta, que suman el 8 % de los escaños, como los de Beppe Grillo (17 diputados) o la Alternativa por Alemania (7), que pide volver al marco. Menos conocido pero más inquietante incluso son los casos de Hungría, con el ultranacionalista V. Orban recibiendo el 51 % de los votos y el ascenso del partido fascista Alba Dorada en Grecia que consigue representación en Estrasburgo.

En contra de lo que esperaba en mi anterior articulo en estas paginas digitales, el intento de politizar las elecciones mediante un debate transnacional entre candidatos a la Presidencia de la Comisión, no ha aumentado el interés de los europeos. O por lo menos no ha inducido un aumento de la participación, que sigue en el 43 %. Se puede argumentar que al menos se rompe por primera vez la ininterrumpida tendencia a tendencia a la baja desde que el PE se elige por sufragio directo de los europeos. Pero es un triste consuelo.

Se han  producido importantes variaciones en algunos países, como el Reino Unido, en provecho del UKIP cuya victoria demuestra el desapego británico con el proyecto europeo. En España  destaca el aumento de la participación en Cataluña, que se sitúa 2 puntos por encima de la media española. Pero en el 2009 estuvo 7 puntos por debajo. El aumento se debe a razones que nada tienen que ver con los problemas europeos y por esas mismas razones ha beneficiado a los partidos soberanistas, con el sorpasso de ER sobre CiU. El President Mas ha querido leer en ese aumento la voluntad de Catalunya de interesar a Europa por su voluntad independentista. Pero lo cierto es que en varias Comunidades Autónomas, como Madrid o La Rioja, que no parecen tener ninguna razón especial para demostrar su europeísmo en clave nacionalista, se interesan más por Europa que los catalanes.

Desde una perspectiva de izquierdas, lo más grave es que, a pesar de la grave crisis económica que ha producido 26 millones de parados en la UE, los partidos socialdemócratas, la izquierda que gobierna, no ha recibido un mayor apoyo de los electores. El grupo de los socialistas y demócratas pierde incluso 10 escaños y sigue en segunda posición.

Cierto que en algunos países, como Grecia y España , se refuerzan las formaciones políticas a la izquierda de  los socialistas.  Pero a nivel europeo la izquierda no saca partido del malestar social creado por la crisis y las políticas de austeridad con las que se le ha hecho frente. En 20 de los 28 Estados de la UE, los partidos mas votado ha sido de centro derecha, derecha o incluso de extrema derecha. Francia es el caso más notable, con el triunfo del Frente Nacional y la derrota de los socialistas que, por debajo del 14 %, obtienen su peor resultado histórico. Y con este resultado, el gobierno francés debilita su posición frente a una Alemania en la que Merkel, aun retrocediendo, ha vuelto a ganar las elecciones.

Cierto que el PP europeo, que reúne a los grandes partidos conservadores del continente, retrocede notablemente ,pero sigue siendo la primera fuerza. Y a ellos hay que sumarles los 44 diputados del grupo CRE(**) que reúne a los conservadores británicos y polacos, además de los 36 euro fóbicos del UKIP.

Esta visión global no se corresponde con lo ocurrido en la Europa del Sur. Con la excepción de Francia, en las riberas del Mediterráneo la historia parece diferente. En Grecia ,Syriza ,el partido anti-austeridad, que en el 2009 solo tuvo el 4,7 % del voto, es el gran vencedor. En España, a pesar de la derrota socialista, si se suman todos los componentes de la izquierda su mayoría es clara y el PP pierde nada menos que 2,5 millones de votos.

El movimiento de los ‘indignados’ ha alumbrado una nueva formación política que casi iguala a IU. Es de lamentar que el partido socialista no sea capaz de acoger y canalizar ese movimiento de protesta popular, pero es bueno que se exprese dentro del sistema político parlamentario. En Portugal la derecha en el poder pierde frente a socialistas y comunistas. En Italia, Renzi se consagra sacándole mas de 10 puntos de diferencia al populismo invertebrado de Grillo, que no ha quedado tan mal con un 21 %, a fin de cuentas solo 5 puntos por debajo del Frente Nacional en Francia. Pero allí el Partido Socialista y la UMP se hunden mientras que el Partido Democrático italiano es el único, junto con la derecha en Hungría, que supera el 40 % del veto.

Ante esta diversidad, hay que evitar hacer amalgamas simplificadoras y poner en el mismo saco de ‘extremistas’ y ‘eurofobias’ a cosas tan diferentes como el Frente Nacional en Francia, Sryza en Grecia o Podemos en España. Nada tiene que ver la derecha nacionalista extremista que atiza los sentimientos xenófobos y amenaza los ideales de una Europa plural y democrática, con la exigencia de justicia social y democracia económica que se ha expresado en Grecia y en España. Llamar a esos movimientos euroescépticos o eurofóbicos y ponerlos en el mismo cajón que al UKIP o el Frente Nacional, es desconocer su trascendencia , su novedad política y las criticas razonadas que aportan a las consecuencias de las políticas de austeridad, en particular a las desigualdades que han engendrado.

A pesar del descontento que refleja el resultado de las elecciones europeas, y de las lecturas que se han hecho sobre la fragmentación del PE, lo cierto es que sumando todos los grupos que desde la derecha o la izquierda se pueden considerar euroescépticos o eurófobos, estos representan solo el 20 % del voto y el 25 % de los escaños. No podrán bloquear el funcionamiento del PE. Los extremos son todavía demasiado poco numerosos y demasiado fragmentados para ofrecer alternativas. Lo que podrán hacer es propiciar aun más la tendencia al acuerdo entre los  grandes partidos europeístas, populares, socialistas y liberales, que entre los tres suman 469 escaños.

El siguiente paso es ver si esta tendencia al acuerdo, que el resultado de las elecciones ha aumentado, se plasma en la elección del futuro Presidente de la Comisión, tanto en la propuesta que debe hacer el Consejo como en la capacidad del PE de formar una mayoría que la acepte…o la rechace. Y en este momento nada está decidido.

JOSE BORRELL

 

(*)Florencia, 11-01-1975. Primer ministro de Italia desde feb.2014. Secrtario General Partido Democrático (PD) de centro izquierda.

(**)  Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos(GCRE) es grupo político del Parlamento Europeo salido de las elecciones europeas de 2009, correspondiente a la legislatura 2009-2014. De ideología conservadora,euroescéptica, y antifederalista.

 

……….

Anuncios

Un comentario en “Las elecciones al Parlamento Europeo: Una visión europea de su composición.

  1. Pingback: Lasmejoresideasdejeugenio's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s