Sobre el avión español que se estrelló en Mali

El avión AH5017 con matrícula EC-LTV que se ha estrellado el pasado 24 de julio de 2014 en medio del desierto cuando realizaba un vuelo comercial que cubría la línea entre Ouagadougou, la capital de Burkina Faso, y Argel, capital de Argelia. El aparato, alquilado por la compañía española  Swiftair, despegó de Ouagadougou a las 01:17 horas de esta madrugada y 50 minutos después desapareció de los radares, tal y como confirmó la autoridad aeroportuaria de Argelia. La compañía asegura que desconoce las razones por las que la señal del vuelo se perdió entre la frontera de Níger y Mali.

Se trata del modelo MD83 y a bordo viajaban 112 pasajeros y seis miembros de la tripulación; en total, 118 personas que han sido dadas por fallecidas.

La investigación preliminar apunta a que el aparato no se desintegró en pleno vuelo. “No creo que podamos excluir la tesis de una acción deliberada; de momento, no podemos decir más”, dice Remy Jouty, director de la Oficina de Investigación y Análisis francesa (la BEA).

El avión alcanzó los 9.500 metros para establecer a esa altitud su ritmo de crucero. A los investigadores no les llama la atención que el avión registrara variaciones de ruta, ya que son las habituales cuando el recorrido atraviesa zonas tormentosas. A continuación, se observa una disminución de la velocidad y, posteriormente, de la altitud.

Los investigadores se han encontrado con un primer problema al descubrir que la caja negra que actúa como grabadora de voz no funcionaba en los momentos previos al accidente. La banda magnética no es legible. “Hay señal sonora de la banda”, explica Jouty, pero “tenía un error de funcionamiento que no tiene que ver con el accidente”. El presidente de la Comisión de Investigación creada por Mali, N’Faly Cisse, añade: “Nunca hemos visto un caso como este, de una caja cuya banda magnética ha podido ser recuperada pero no es legible”.

Este imprevisto les ha obligado a trabajar con los datos e vuelo, que indican que, unos diez minutos antes de que se estrellara, el avión viró y empezó a caer en espiral. Los expertos creen que el impacto se produjo un segundo después del último registro, que sitúa al avión a 490 metros del suelo y a 740 km/h. El impacto fue “extremadamente violento”, según Jouty.

Por ahora, el análisis se centra en determinar la trayectoria del avión. Más adelante, se pasará al estudio de las causas.

F.J.deC.

Madrid 9 de agosto de 2014

Nota: Con info. de agencias y de http://www.onemagazine.es/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s