La bomba nuclear que se podría encontrar hoy en día en Groenlandia.

En 1968, un bombardero B-52 con cuatro cabezas nucleares se estrelló por accidente en Groenlandia -una provincia autónoma de Dinamarca-, junto a la base aérea militar estadounidense de Thule. Tras el impacto, se desperdigaron por la zona los fragmentos de las piezas. EE.UU. inició un operativo, junto a Dinamarca, para recuperarlas y retirar cerca de 200.000 metros cúbicos de nieve, hielo y agua, que se habían visto afectados por el material radioactivo. Cuando los americanos analizaron los fragmentos encontrados se percataron de que sólo habían aparecido tres bombas. Para encontrar la cuarta, un submarino comenzó un nuevo operativo secreto que también resultó infructuoso. Los problemas técnicos y la bajada de temperaturas, que empezó a congelar el agua, hizo que los expertos redujeran la búsqueda y, finalmente, la abandonaran.

¿Por qué se clasificó?

Las indicaciones que se incluyen en el informe son claras: “El hecho de que esta operación tenga por objeto la búsqueda de armas, o parte de armas, perdidas debe ser tratado como confidencial NOFORN”, que es el término empleado para referirse a países extranjeros en las comunicaciones internas americanas, siendo la excusa que dada a Dinamarca que se iba a estudiar la zona donde habían caído las bombas, que supuestamente ya habían encontrado.

¿Tuvo consecuencias su desclasificación?

Tras salir a la luz nueva información, en 2008, un diputado danés por Groenlandia exigió que se realizase un estudio sobre la salud de sus conciudadanos para constatar si tanto las bombas encontradas, como la desaparecida, han podido causar –o siguen causando- daños en la población por la contaminación radioactiva.

Lo más sorprendente

La base aérea de Thule era un enclave estratégico para la defensa americana durante la Guerra Fría. Hasta el punto de que Estados Unidos estaba convencido de que si Rusia se proponía atacar el país, lo primero que destruiría sería esa base. Por eso, ordenó la operación Chrome Dome, en 1960. Constantemente, un grupo de bombarderos –uno de ellos, el que se estrelló- sobrevolaban la zona, preparados para, en caso de un eventual ataque, partir hacia Rusia y atacar Moscú. Esta operación se suspendió tras el accidente.

Los más perjudicados por su desclasificación

Los documentos desclasificados han puesto de manifiesto que Estados Unidos no informó a Dinamarca de la gravedad real del accidente, a pesar de ser el principal afectado.

Este grave accidente recuerda el ocurrido en ESPAÑA, mas o menos por la misma época aunque dos años antes.

El 16 de enero de 1966 se produjo un accidente de aviación militar durante una operación de abastecimiento de combustible en vuelo. La colisión tuvo lugar en el espacio aéreo de Palomares, una pequeña población de Almería, situada en Andalucía; como consecuencia de un fallo en la maniobra de acoplamiento para el suministro de combustible colisionaron las aeronaves y se produjo la destrucción y caída del super bombardero B-52 y del avión nodriza, KC-135 desprendiéndose las cuatro bombas termonucleares, de 1,5 megatones cada una mucho más potentes que las bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Murieron en el acto los cuatro tripulantes del KC-135 y tres de los siete tripulantes del B-52.

Dos de las cuatro bombas, se recogieron intactas, una cerca de la desembocadura del río Almanzora y la otra, en el mar. Las otras dos cayeron , una en un solar del pueblo y la otra en una sierra cercana.  Algunas áreas próximas a los puntos de impacto alcanzaron valores extremadamente elevados de radiactividad.

La mejor ayuda para los norteamericanos fue la de un sencillo pescador local,  Francisco Simó “Paco el de la bomba”, que definió con precisión la situación de caída del artefacto, Después de 81 días de búsqueda, los militares norteamericanos encuentran la bomba a mil metros de profundidad. …

Se puede leer con todo detalle este suceso en el siguiente artículo:

https://lasmejoresideasdejeugenio.wordpress.com/2014/01/19/el-accidente-nuclear-de-palomares-el-recuerdo-de-un-suceso-que-pudo-ser-una-tragedia-de-dimensiones-incalculables/

Lamentablemente, en Groenlandia, no había ningún “Paco el de la bomba” .

F.J.deC.

Madrid, 20 de agosto de 2.014

   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s