Alarma ante una posible reedición del ataque terrorista del 11-S

 

Vista del humo que sale de un depósito de combustible del aeropuerto internacional de Trípoli

El 11 de septiembre de 2001 parte del mundo se estremecía. Dos aviones comerciales fueron estrellados contra las Torres Gemelas, los edificios más altos de Nueva York, entonces; el W.T.C., centro de negocios más importante de la ciudad quedaba destruido.Desde entonces, esta fecha del 11-S constituye  un referente para los grupos terroristas islamistas que atacaron de nuevo, un 11 de septiembre de 2012, el complejo diplomático estadounidense en Bengasi  donde cuatro ciudadanos estadounidenses, entre ellos el embajador Christopher Stevens, murieron como consecuencia de dicho atentado.

Libia se ha convertido en “una incubadora de terroristas” donde últimamente, islamistas armados de la ciudad de Misrata atacaron el aeropuerto de Trípoli el pasado julio (donde han muerto al menos 47 personas y 120 resultaron heridas), y las milicias islamistas atacantes consiguieron apropiarse de casi una docena de aviones comerciales de los que, al menos la mitad, se encuentran  en buen estado de funcionamiento.

Todo ello ha obligado a que los servicios de inteligencia intensifiquen sus estados de alerta en previsión de nuevos ataques “conmemorativos”. Los informes de inteligencia acerca de los aviones robados fueron conocidos por el gobierno de Estados Unidos en las últimas semanas siendo advertidos  de que una o más de las citadas aeronaves podría ser utilizadas en un nuevo ataque terrorista.

En consecuencia, las fuerzas antiaéreas de los países ribereños de la cuenca mediterránea y todos los servicios de inteligencia, han sido puestos en estado de alerta ante la posible repetición de otro atentado terrorista, pues como ha manifestado un especialista en contraterrorismo del American Enterprise Institute, aviones comerciales en manos de los terroristas “son armas formidables; ¿para que se necesitan misiles balísticos cuando se dispone de aviones de pasajeros, incluso vacíos, pero que cargados con combustible podrían ser devastadores? “.

El grupo 5+5, constituido cinco paises del norte y otros cinco del sur del Mediterráneo occidental, ha decidido efectuar maniobras conjuntas extraordinarias: este año, los ejercicios han sido adelantados y tendrán como objetivo interceptar y neutralizar un avión no identificado que viole alguno de sus espacios aéreos y que pueda servir a los objetivos terroristas. A estas maniobras acudirán todos los integrantes del 5+5 excepto Libia, que este año no participa.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 27 de agosto anunció planes para nuevas sanciones contra las milicias libias y terroristas. En una resolución de la ONU advirtió de la “creciente presencia de Al Qaeda vinculada a grupos terroristas e individuos que operan en Libia.”

Libia,que posee las mayores reservas de petróleo en África está ahora en manos de varias milicias. En su capital y en Misrata, tercera ciudad libia, predominan los islamistas moderados de Fajr Libia. Bengasi, la segunda ciudad más poblada, está en un 80% bajo el yugo de Ansar Sharia (Partidarios de la Ley Islámica), un grupo tachado de terrorista por EE UU porque participó en el asesinato de su embajador en Libia en septiembre de 2012.

Los autores del asalto el pasado enero a la planta de gas de In Emenas, en Argelia, donde murieron 39 de los rehenes extranjeros, estaban en contacto con los que habían asaltado el 11 de septiembre de 2012 el consulado estadounidense en Bengasi (Libia).

Según confirman tres fuentes diferentes, aunque no está comprobado que haya un vínculo directo entre ambos ataques, estos contactos podrían explicar la actual expansión de la banda terrorista Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI) a provechando la inestabilidad regional generada a raíz de la Primavera Árabe.

El ataque de In Amenas ha sido el mayor golpe asestado por AQMI desde que surgió de grupos terroristas argelinos jurando pleitesía a la franquicia de Bin Laden.

Ahmed Abu Jatala, presunto líder del ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia) de septiembre del 2012,está acusado de conspirar para proporcionar apoyo material y recursos a terroristas en el ataque del 2012, que costó la vida a cuatro estadounidenses como queda dicho anteriormente..

F. J. de  C.

Madrid, 6 de Septiembre de 2.014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s