EL CHE GUEVARA, cuarenta y siete años después.

Se cumplen cuarenta y siete años de la muerte, tan violenta como lo fue  su vida, de Ernesto Guevara, «Che Guevara» (Rosario, Argentina, 14 de mayo de 19281 -La Higuera,Bolivia, 9 de octubre de 1967), uno de los ideólogos y comandantes de la Revolución cubana(1953-1959) en la que participó además de hacerlo en la organización del nuevo Estado castrista de Cuba. Desempeñó varios altos cargos de su administración y de su Gobierno, sobre todo en el área económica, fue presidente del Banco Nacional y ministro de Industria. En el área diplomática, actuó como responsable de varias misiones internacionales y ante las Naciones Unidas donde pronunció su tristemente célebre frase “Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando”..

Convencido de la necesidad de extender la lucha armada en todo el Tercer Mundo, Che Guevara impulsó la instalación de focos guerrilleros en varios países de Iberoamérica y Africa. Entre 1965 y 1967, él mismo combatió en el Congo y en Bolivia. En este último país fue capturado y ejecutado de manera sumaria por el Ejército boliviano cumpliéndose una vez mas la sentencia bíblica “El que a hierro mata, a hierro muere” (Mt. 26,52)

Para muchos su figura sigue siendo la de un mítico revolucionario idealista defensor de los humildes o la de ese heroico mártir que luchó “hasta la victoria siempre” contra el capitalismo.

El tiempo y la hábil proganda roja convirtieron a este sujeto indeseable en un mito sustentado en base a lo que nunca fue y falseando, como siempre, la verdad histórica.

Ordenó la mayoría de los fusilamientos de la cárcel de La Cabaña, pensaba y así lo realizó que el hombre debía convertirse en una maquinaria de matar al enemigo. Era un terrorista, un violento que contemplaba personalmente los fusilamientos y que parecía disfrutar con ese espectáculo; “el Che” , obviamente, no fue un Gandhi ni nada parecido a un pacifista, no quería derechos humanos….

Como dice Vargas Llosa jr.en un demoledor artículo (”Che Guevara la máquina de matar” por A.Vargas Llosa):

“El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar”.

Otro autor, el argentino Nicolás Márquez, ha escrito un libro muy ilustrativo sobre el personaje: “El Canalla – La verdadera historia del Che”

En su libro se pueden leer cosas como las siguientes y que sitúan en su sitio a este sujeto:

….Y el“Che” Guevara vivió fusilando, despreciando al prójimo, llevando adelante aventuras mal calculadas, expediciones militares pésimamente pensadas, todo al servicio de una ideología que el tiempo demostraría que no sirve para nada. Sin embargo, el haber muerto “luchando” por sus ideas pareciera que lo “canoniza”. …En el año 60, dirigiendo unas palabras en un congreso de juventudes, en Santiago de Cuba, dice abiertamente que “la manifestación pacífica más intensa que puede sentir un individuo es darle un tiro bien dado a quien se lo merezca”.  Cuando llegan las armas, por ejemplo, ha dicho que “los instrumentos de la muerte son el espectáculo más maravilloso del mundo”…..“No necesitamos leyes para matar a un hombre. Entonces, no necesitamos hacer el procedimiento legal burgués. Ante la duda hay que matar. Esto es una revolución”….

……En la primera carta que le dirige a su mujer, anota: “acá estoy, sediento de sangre”. ¡Un médico sediento de sangre! ….Es inacabable en sus escritos cómo manifiesta el odio; es un odio interior. Todo el tiempo está odiando: odia cuando escribe, y también odia cuando actúa, porque se las pasó fusilando personas en diferentes circunstancias. Es un personaje que tiene un gran resentimiento, una tara psicológica importante….

 

La imagen del “Che” Guevara

La imagen del “Che” Guevara sigue siendo el logo del chic revolucionario que podemos ver en todas las revueltas de los violentos, antisitema, “perroflautas” y demas chusma que ensucia las calles y plazas de  las ciudades de Occidente;se usa para cualquier cosa: es adorno de, mecheros, llaveros, carteras, gorras, pantalones vaqueros y por supuesto, esas omnipresentes camisetas con su fotografía casi cincuenta años después de su muerte.Su invocación resulta válida para cualquier propósito: Por ej. en una manifestación sobre los derechos de los homosexuales, los homosexuales van con la banderita del “Che”; lo mismo si se trata de una manifestación sobre ecología, antinuclear, feminista, pro abortista etc.etc.

El marketing capitalista ha convertido la imagen  del “Che” Guevara una suerte de logotipo comercial cuya figura ha alcanzado semejante éxito porque la gente no sabe realmente quién es el personaje; de lo contrario, no sería utilizada tan alegremente.

El video adjunto de YouTube apoya suficientemente las afirmaciones de este artículo:

 

F.J. de C.

Madrid, 9 de octubre de 2014

Anuncios

2 comentarios en “EL CHE GUEVARA, cuarenta y siete años después.

  1. Solamente cambiaría la frase del último párrafo: la gente no sabe realmente quién es el personaje…
    por: a la gente no le importa quién es realmente el personaje, sino la imagen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s