VIERNES SANTO.

El Cristo de la Cruz, Salvador Dalí, 1.951, posiblemente su cuadro más famoso y difundido.

En este día en que los cristianos celebramos la Pasión y muerte de Jesucristo me parece oportuno recordar en este blog el poema titulado “La Pedrada” escrito por el gran poeta español, José María Gabriel y Galán.

José María Gabriel y Galán nació el 28 de junio de 1870 en Frades de la Sierra, pequeño pueblo de la provincia de Salamanca (España), y muere en Guijo de Granadilla provincia de Cáceres el 6 de enero 1905.
Sus padres se dedicaban al cultivo de la tierra y la ganadería en terrenos de su propiedad. Su infancia la pasa en su pueblo natal; a los 15 años se traslada a la capital, Salamanca, donde prosigue sus estudios.Durante esa etapa comienza a escribir sus primeros versos muy elogiados por sus amigos que le estimulan a continuar escribiendo poesías.Su extensa y valiosa obra es de una excelente y sublime sencillez, con la utilización de palabras y frases de alta sonoridad y cuidada rima; muchas de sus poesías las escribe en la lengua vernácula extemeña,”el castúo”.
Su obra poética se aparta del modernismo, siendo conservadora en estructura y temática: defiende la tradición, la familia, la religión y la fe cristiana o la descansada vida campestre; reúne, pues, todas esas características que hoy día le hacen ser, no ya criticado, sino silenciado en todos los ambientes donde la progresía campa por sus respetos e impone su ley de silencio; indudablemente, Gabriel y Galán no es de ellos y por tanto se le excluye de cualquier cita; en el momento de su muerte, era seguramente el poeta más leído de España.
Sus Obras Completas, en 2 tomos están en formato digital y se encuentran en dominio público:
http://bibliotecadigital.jcyl.es/i18n/catalogo_imagenes/grupo.cmd?path=1002487

Seguidamente, el texto y su versión audiovisual en YouTube:

La Pedrada:

I

Cuando pasa el Nazareno /de la túnica morada,
con la frente ensangrentada,/ la mirada del Dios bueno
y la soga al cuello echada,/ el pecado me tortura,
las entrañas se me anegan /en torrentes de amargura,
y las lágrimas me ciegan,/ y me hiere la ternura…

Yo he nacido en esos llanos / de la estepa castellana,
donde había unos cristianos/ que vivían como hermanos
en república cristiana.

Me enseñaron a rezar,/ enseñáronme a sentir
y me enseñaron a amar;/ y como amar es sufrir,
también aprendí a llorar.

Cuando esta fecha caía / sobre los pobres lugares,
la vida se entristecía, / cerrábanse los hogares
y el pobre templo se abría.

Y detrás del Nazareno/ de la frente coronada,
por aquel de espigas lleno / campo dulce, campo ameno
de la aldea sosegada,

los clamores escuchando / de dolientes Misereres,
iban los hombres rezando, / sollozando las mujeres
y los niños observando…

¡Oh, qué dulce, qué sereno / caminaba el Nazareno
por el campo solitario, / de verdura menos lleno
que de abrojos el Calvario!

¡Cuán süave, cuán paciente / caminaba y cuán doliente
con la cruz al hombro echada,/ el dolor sobre la frente
y el amor en la mirada!

Y los hombres, abstraídos, / en hileras extendidos,
iban todos encapados, / con hachones encendidos
y semblantes apagados.

Y enlutadas, apiñadas, / doloridas, angustiadas,
enjugando en las mantillas / las pupilas empañadas
y las húmedas mejillas,

viejecitas y doncellas, / de la imagen por las huellas
santo llanto iban vertiendo…
¡Como aquellas, como aquellas / que a Jesús iban siguiendo!

Y los niños, admirados, / silenciosos, apenados,
presintiendo vagamente / dramas hondos no alcanzados
por el vuelo de la mente,

caminábamos sombríos / junto al dulce Nazareno,
maldiciendo a los Judíos, / «que eran Judas y unos tíos
que mataron al Dios bueno».

II

¡Cuántas veces he llorado / recordando la grandeza
de aquel hecho inusitado / que una sublime nobleza
inspiróle a un pecho honrado!

La procesión se movía / con honda calma doliente,
¡Qué triste el sol se ponía! / ¡Cómo lloraba la gente!
¡Cómo Jesús se afligía…!

¡Qué voces tan plañideras / el Miserere cantaban!
¡Qué luces, que no alumbraban, / tras las verdes vidrïeras
de los faroles brillaban!

Y aquél sayón inhumano / que al dulce Jesús seguía
con el látigo en la mano, / ¡qué feroz cara tenía!
¡qué corazón tan villano!

¡La escena a un tigre ablandara!
Iba a caer el Cordero, / y aquel negro monstruo fiero
iba a cruzarle la cara / con un látigo de acero…

Mas un travieso aldeano, / una precoz criatura
de corazón noble y sano / y alma tan grande y tan pura
como el cielo castellano,

rapazuelo generoso / que al mirarla, silencioso,
sintió la trágica escena, / que le dejó el alma llena
de hondo rencor doloroso,

se sublimó de repente, / se separó de la gente,
cogió un guijarro redondo, / miróle al sayón la frente
con ojos de odio muy hondo,

paróse ante la escultura, / apretó la dentadura,
asegurose en los pies, / midió con tino la altura,
tendió el brazo de través,

zumbó el proyectil terrible,/ sonó un golpe indefinible,
y del infame sayón / cayó botando la horrible
cabezota de cartón.

Los fieles, alborotados / por el terrible suceso,
cercaron al niño airados, / preguntándole admirados:
-¿Por qué, por qué has hecho eso?…

Y él contestaba, agresivo, / con voz de aquellas que llegan de un alma justa a lo vivo:
-«¡Porque sí; porque le pegan / sin tener ningún motivo!»

III

Hoy, que con los hombres voy, / viendo a Jesús padecer,
interrogándome estoy:
¿Somos los hombres de hoy / aquellos niños de ayer?

F.J.de C.
Madrid, 3 de abril, de 2. 015

Anuncios

2 comentarios en “VIERNES SANTO.

    • Desde niño me ha gustado leer los poemas de Gabriel y Galán cuyas “Poesís Completas” teníamos en casa de mis padres; incluso aprendí de memoria algunas.
      Un excelente poeta hoy prácticamente olvidado pues ni que decir tiene que la LOGSE lo ignora y los juntapalabras de la prensa progre, ni te digo; para ellos solo existe Machado, muy buen poeta también, desde luego, pero por citar a uno no hay que olvidar a nadie.Cada uno tiene su mérito indiscutible.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s