Técnica espacial: Caída de la nave carguera rusa “Progress M-27M”.

Más de siete toneladas pesa la nave de carga rusa “Progress M-27M”, que se encuentra fuera de control y caerá indefectiblemente entre el jueves 7 y el viernes 8 de mayo.

El carguero Progress debía llevar suministros a la ISS.

El Centro Unificado para Operaciones Espaciales de EE.UU. informa que dicha nave carguera rusa descenderá de su órbita atravesando la atmósfera terrestre tras haber girado 167 veces alrededor de la Tierra; el área estimada de impacto de los restos de la nave se sitúan en un rango comprendido entre los 35 grados de latitud norte y los 113 sur.
Esta región se encuentra cerca de la costa estadounidense del Océano Pacífico, en el desierto del estado de Arizona, a 200 kilómetros de Las Vegas.
La buena noticia es que probablemente no provocará daños, ya que en su mayor parte se desintegrará al entrar de nuevo en la atmósfera.

Científicos rusos han publicado imágenes desde un telescopio robótico que demuestran que la Progress M-27M, ya afrontó problemas técnicos tras su lanzamiento y estalló sobre el cielo de Sudáfrica.

Riesgo ínfimo.

En lo que todos concuerdan es en que la caída no representa mayor amenaza siendo mínimo el riesgo para la población.
La nave fue lanzada a fines de abril desde el centro espacial de Baikonur, en Kazajstán, pero no logró alcanzar la órbita correcta. Los esfuerzos por recuperar el control sobre ella desde los centros de comando resultaron infructuosos, de modo que prácticamente desde el principio se admitió que no alcanzaría su objetivo y se precipitaría a tierra.
Los fragmentos (trozos de más de un metro), caerán desde una altura de 50 kilómetros, a una velocidad cercana a los 300 kilómetros por hora; por tanto no dejarán cráteres y no hay que imaginárselos como si fueran meteoritos.
Cada año cae a la Tierra, generalmente al mar, basura espacial en forma incontrolada. Por ejemplo, en enero de 2012 fueron a dar al Pacífico los restos de la sonda espacial rusa ”Phobos-Grunt”. En septiembre de 2011 se precipitaron a ese océano fragmentos del satélite estadounidense “UARS” y en agosto de ese mismo año cayeron restos del carguero ruso “Progress 12 M-12” si bien lo peculiar fue que esa vez los residuos no fueron a parar al mar, sino al macizo Altai, en Rusia.

F.J.de C.
Madrid, 7 de mayo de 2015
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s