El derribado Muro de Berlín que algunos aspiran hoy reconstruir.

El Muro de Berlín, antes de ser derribado.

El periodista Carlos  Herrera (Cuevas del Almanzora, 1956) ha sido galardonado con el premio Mariano de Cavia por su artículo «Muros de ayer y hoy», publicado en ABC el pasado 7 de noviembre.

Carlos Herrera, premio Mariano de Cavia, fotografiado en su domicilio sevillano

Dicho premio es el que cuenta con mayor prestigio en las letras españolas dentro de su especialidad.

Carlos Herrera lleva más de treinta y cinco años en la trinchera del periodismo, tanto en la radio, donde es lider de audiencia en las mañanas como en sus artículos de opinión. Desde la atalaya que le proporciona la veteranía, despojado de prejuicios, se confiesa liberal y creyente en la integridad y el ser humano, por encima de todo.

Entrevistado por  Inés Martín Rodrigo reproduzco, resumidos, algunos párrafos de dicha entrevista que se puede leer íntegra en:

http://www.abc.es/cultura/20150604/abci-carlos-herrera-mariano-cavia-201506031918.html

“…..Llegó un momento en el que algunos querían distorsionar la historia del derrumbe del muro de Berlín, que yo creo que había que recolocar en su sitio. Esa era la intención del artículo: contestar a los que consideraban que era una anécdota en la historia, que el muro cayó por una inanidad de los tiempos. Fue una de las grandes barbaridades de la historia, que creó el comunismo y que todos los comunistas del resto del mundo, justificaban como podían. No es aceptable que, una vez pasados los años, algunos quieran lavarle la cara al muro.”“…De Gaulle …fue el único, con voz y autoridad, que se atrevió a decir: Eso es una barbaridad y, además, acabará barrido por la historia.”“…Todos los que añoran la regulación de lo colectivo son individuos de los que tenemos que sospechar….”“… Yo soy liberal; a mí me gustaría ser socialdemócrata, porque siéndolo todo es mucho más cómodo, lo tienes todo pagado e, ideológicamente, no eres sospechoso; siendo socialdemócrata llega un día que te invitan en la barra de los bares, pero no lo soy. Y, como liberal, considero que el ejercicio de la libertad de los individuos lleva a que cada uno muestre lo que lleva dentro, y algunos lo que llevan dentro es una escombrera ideológica o un vertedero de ideas…”“….El populismo consiste en aspirar al poder para, después, utilizarlo en su propio beneficio. Las armas que utiliza son las ideas simples para problemas complicados, y las del rencor de todos aquellos que son desfavorecidos por épocas crueles, como la que estamos viviendo. Surge en Europa cuando una dificultad social permite que algunos aparezcan como salvadores, que argumenten barbaridades en forma de eslogan, y haya quien lo compre. Luego llega al poder y cambia las reglas de juego, impide la libertad de expresión, para perpetuarse. Es lo que tenemos que denunciar permanentemente. El populismo ha llegado a su máxima expresión con la puesta en escena de algunas políticas de la extrema izquierda española….””……sustituir el lenguaje de las ideas por silbatos habla mucho de quienes lo utilizan…”….es el intento de levantar nuevos muros, que en un momento como el que estamos viviendo me parece no sólo suicida, sino deleznable….”

Seguidamente, el texto íntegro del artículo premiado:

«Muros de ayer y hoy»

Parece mentira, pero hace de aquello veinticinco años. Creo que en Europa sólo De Gaulle había sido lo suficientemente valiente para anticipar el fracaso del comunismo y la caída, ladrillo por ladrillo, de los regímenes del Este, en los años sesenta, que es cuando tenía mérito, y no cuando se veía la carcoma de los sistemas absurdos, dictatoriales e inútiles de más allá de Berlín. Hermann Tertsch lo ha descrito a lo largo de todos estos años con precisión de relojero. Recuerdo cada una de sus crónicas sobre el derrumbe de los fantoches socialistas que manejaron al capricho de Moscú las vidas de los pobres desgraciados de aquellos lares. Los relatos acerca de la caída y muerte de los Ceauscescu, por ejemplo, desde los tumultos de Timisoara hasta las revueltas de Bucarest, son historia del periodismo europeo, español. Muchos creían en su buena fe que aquello no iba a ocurrir nunca: estaban convencidos de la viabilidad de sistemas centralizados, liberticidas, planificadores de la realidad como si esta no dependiese del libre albedrío de los hombres. Eran artificiales operativos de felicidad programada que sólo fueron capaces de distribuir miseria y terror a partes iguales. Como es sabido, el error de un portavoz alemán oriental precipitó la masiva presión de berlineses sobre las inexpugnables y asesinas fronteras de cemento con las que se simbolizaba la división de Europa. Egon Krenz, sucesor agónico del malvado Honnecker, no tuvo más remedio que autorizar la apertura de lo que ya estaba abierto por la presión popular, con lo que la llamada República Democrática de Alemania se disolvió como un azucarillo en el caliente café de la libertad. Todos los que apenas unos meses antes seguían defendiendo la rocosa firmeza de los sistemas comunistas del Este no tuvieron más remedio que aceptar a regañadientes su derrota; buscando, eso sí, todo tipo de excusas para justificar el fracaso palmario de sus ideales.Veinticinco años después nadie en su sano juicio quisiera volver a aquella tragedia colectiva que fue el comunismo en la Europa sojuzgada por Stalin y sus continuadores en el Oriente continental. Un puñado de nostálgicos reivindica cada cuanto la vida placentera que para ellos significaba un régimen de privilegios, pero nadie les hace caso. Es la Europa occidental, la que se libró del martillo socialista gracias a los soldados de la libertad, americanos, franceses, ingleses fundamentalmente, la que alberga el renacimiento de un leninismo arcaico, una rabia bolchevique, absolutamente paradójica en pleno siglo XXI. La pobre República española, sometida a tensiones extremistas desde ambos lados del arco ideológico, pudo caer del lado estalinista. Ello no ocurrió y sobrevino un régimen como el franquista que, evitando una dictadura comunista al servicio y gloria de la práctica soviética, instauró un régimen autoritario no solventado hasta que la biología hizo su trabajo. La Transición hizo el trabajo pendiente a mediados del siglo anterior y puso en marcha España cuando quedaban veinticinco años para traspasar las fronteras del siglo XXI. Cabe poca discusión acerca de ello.Hoy, veinticinco después de derribar el hormigón que hería a Europa como una cicatriz retráctil, hay fuerzas políticas empeñadas en levantar muros tanto físicos como ideológicos. Desde aquellos que padecen la ensoñación de un nuevo orden justiciero basado en igualitarismos estériles, hasta aquellos otros que aspiran a elevar hormigones de separación en territorios y personas que llevan viviendo juntos desde hace muchos más años de los que su memoria cultural puede evocar. Resulta sarcásticamente doloroso que cinco lustros después haya quien quiera que Europa viva una extirpación quirúrgica absolutamente absurda y contraproducente en función de aspiraciones decimonónicas y supuestos beneficios delirantes más propios de egoísmos infantiles que de análisis serenos de conveniencia.

Carlos Herrera.

Nota :

En este blog hemos dedicado varios artículos a conmemorar la destrucción del Muro:

https://lasmejoresideasdejeugenio.wordpress.com/2014/11/08/veinticinco-anos-de-la-destruccion-del-muro-de-berlin/

https://lasmejoresideasdejeugenio.wordpress.com/2013/11/08/a-los-veinticuatro-anos-9111-989-2-013-de-la-destruccion-del-muro-de-berlin/

https://lasmejoresideasdejeugenio.wordpress.com/2013/11/10/muro-de-berlin-checkpoint-charlie-aniversario-de-su-cierre-22-de-junio-1990-2/

F.J. de C.

Madrid, 30 de junio de 2.015

Anuncios

2 comentarios en “El derribado Muro de Berlín que algunos aspiran hoy reconstruir.

  1. Pingback: El Muro de Berlín fue destruido el 9 de noviembre de 1.989. | Lasmejoresideasdejeugenio's Blog

  2. Pingback: Historia reciente: El 9 de noviembre de 1.989 fue destruido El Muro de Berlín . | Lasmejoresideasdejeugenio's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s