The Lowline: diseño del primer parque subterráneo en Nueva York.

Diseño del nuevo parque subterráneo.

The Lowline, un proyecto de transformación de espacios abandonados de una capital como N.Y. en un área de esparcimiento colectivos con alto valor ecológico.

En 1908 se inaugura en Lower East Manhattan la estación de tranvía Williamsburg Bridge, justo debajo de la Delancey Street y con un área de más de cuatro mil metros cuadrados. Dicha estación operó durante cuarenta años hasta que el servicio de tranvía fue eliminado en 1948,quedando la estación abandonada desde esta fecha dentro de la gran red subterránea de Nueva York.

Vieja estación de tranvía en Lower Manhattan

El plan pretende transformar una vieja estación de tranvías en desuso , en un parque subterráneo con vegetación y luz aprovechando todo este gran espacio para crear el primer parque público subterráneo del mundo con luz solar, aprovechando la estructura actual y añadiendo aquellos  nuevos elementos necesarios para realizar ese fin.

Para ello la plataforma de financiación colectiva, Kickstarter, ha iniciado la captación de fondos para la construcción del primer parque subterráneo de New York, mediante un ingenioso sistema de colectores de luz solar, concentradores, irrigadores y distribuidores como mas adelante se explica.

En los EE.UU. en ocasiones surgen interesantes y arriesgados proyectos que buscan financiación ya sea a través de patrocinadores, o como en este caso por medio de una campaña en Kickstarter, proyectos que por su naturaleza son complicados de vender y finalizar con éxito, ya que son tan espectaculares que muchas veces no se cree que sean viables.

Otra perspectiva del parque subterraneo.

El proyecto consiste en un avanzado sistema que cuenta, en primer lugar, con unos colectores de luz solar que serán instalados en los techos de los edificios ubicados a los alrededores del parque. Estos colectores dispondrán de dispositivos  para girar y seguir en todo momento al sol pudiendo así reflejar la luz hacia los concentradores.

Los concentradores estarán ubicados a nivel de calle y al igual que los colectores consisten en grandes espejos con sistema de rastreo de luz solar, que hacen pasar la luz  través de tubos llamados irrigadores, los cuales serán los encargados de transmitir la luz hacia el parque subterráneo.

Estos tubos estarán conectados finalmente a los distribuidores, unos paneles en forma de domo que iluminan todo el parque y darán luz solar a las plantas y árboles.

Pero antes de construir todo el parque se necesita comprobar que este sistema funcione correctamente  y resulte viable para la vida de las plantas, por ello la campaña de financiación en Kickstarter busca obtener 200 mil dólares para la creación de Lowline Lab, un lugar donde pondrán a prueba todo este sistema para así solicitar la autorización del gobierno de la ciudad así como fondos públicos.

El calendario para la apertura del Lowline Lab, apunta a un momento entre septiembre de 2015 y febrero de 2016, este laboratorio estará abierto para todo el público y será una muestra de la capacidad de Lowline. Después de esto, el siguiente paso son las negociaciones y la construcción entre 2016 y 2017, para finalmente abrir el parque en 2018.

F.J. de C.

Madrid, 4 de agosto de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s