Meteorología: El fenómeno de “El Niño”.

NASA detecta evidencias de que se avecina fenómeno del Niño.

La ciencia de la meteorología ha experimentado un enorme desarrollo y perfeccionamiento tanto por la precisión de los aparatos de detección de los innumerables datos en los que basa sus predicciones como en el procesamiento de los mismos mediante el empleo de los mas gigantescos computadores y herramientas informáticas conocidas.

Dado  que   la atmósfera es una inmensa masa gaseosa sujeta a variaciones constantes, que se producen en todo el planeta, su estado en un momento dado sólo puede ser conocido disponiendo de una red suficientemente densa de puestos de observación o estaciones meteorológicas, distribuidas por todas las regiones del globo, que a horas fijas efectúan las mismas mediciones (temperatura, presión, humedad, viento, precipitaciones, radiación solar,nubosidad, etc.) y apoyadas desde los satélites meteorológicos, aviones “cazahuracanes”, drones con fines meteorológicos, satélites que recogen información sobre las corrientes marinas, temperatura superficial de mares y océanos.

La recopilación y procesamiento de estos datos y su evolución histórica es  analizada e interpretada para obtener las previsiones  con la máxima antelación y exactitud.

Así, La NASA y la Agencia Meteorológica de Japón han determinado que el pasado julio del 2.015 ha sido el mes más caluroso en la historia, superando el récord anterior establecido en julio del 2011. Asimismo, 2015 tiende a convertirse en el año con las temperaturas más altas de los últimos tiempos.Tanto científicos de la NASA como expertos de la Agencia Meteorológica de Japón han determinado que en el pasado mes de julio la temperatura alcanzó su máximo histórico desde finales del siglo XIX, desde  que comenzaron a realizarse los registros meteorológicos.La temperatura media del mes de julio ha superado en 0,02 grados a la registrada en julio del 2011. Además, si se mantiene esta tendencia, el 2015 está en camino de batir el nuevo récord mundial de calor, superando al registrado en el año 2014.

Según el mapamundi elaborado por la NASA, el mes de julio trajo consigo temperaturas mucho más altas de lo normal en áreas del noroeste del Pacífico, Europa Occidental, Asia Central y África. Asimismo muestra la fuerte acción del llamado fenómeno de El Niño.

El objeto de este artículo consiste principalmente en explicar en las líneas que siguen, en qué consiste básicamente este  fenómeno climático:

El Niño es un fenómeno meteorológico que se da en el Pacífico, cuyo origen mantiene relación con el nivel de la superficie oceánica y sus anomalías térmicas. Es un fenómeno de grandes repercusiones sobre la vida tanto del océano como del continente, y en el mundo entero, ya que conlleva fuertes sequías e inundaciones. para entender las consecuencias del fenómeno del Niño es necesario describir las condiciones que originan este fenómeno natural en  condiciones normales (es decir, NO Niño), las corrientes atmosféricas, desplazan ligeramente el volumen de agua del océano Pacífico hacia la costa este . En las condiciones en que se produce  el fenómeno Niño, por algún motivo de origen incierto, las corrientes atmosféricas quedan alteradas, disminuyendo de intensidad en su dirección habitual (oeste-este) o incluso invirtiéndose . Esta disminución o incluso inversión de la corriente superficial causa una variación del nivel del océano que en algunos Niños puede llegar a los 40 cm.


Consecuencias inmediatas.

Paralelamente se da un incremento de la temperatura superficial del océano (en el Niño de 1982 de hasta 8ºC) y un descenso de la termoclina (línea que separa las aguas frías ricas en nutrientes, de las cálidas, más pobres) que conlleva importantes consecuencias sobre la vida marina. En la costa, las aguas se mezclan por unas corrientes naturales originadas por el impacto de la masa acuática sobre el continente. Durante un periodo normal, las corrientes mezclan el agua fría con la cálida, pero durante el Niño, el descenso de la termoclina impide esta mezcla, ya que la corriente no desciende al descender la termoclina. La anomalía térmica de la superficie oceánica altera el clima habitual de las regiones afectadas (costa de Sur América, especialmente Colombia, Ecuador y Perú, archipiélagos del Pacífico como las Galápagos). Esta alteración se manifiesta en forma de fuertes inundaciones y sequías. Áreas habitualmente húmedas del interior entran en un periodo de sequía, mientras el desierto florece extraordinariamente, por las generosas precipitaciones, inclusive llegándose a formar lagunas. Ciertas lagunas andinas se secan totalmente, mientras en otras zonas, las lluvias torrenciales se llevan puentes, caminos, y en algunos casos vidas humanas.

Efectos en la biodiversidad.

Durante un Niño hay una mortandad enorme de especies marinas. El descenso de la temperatura y la consecuente disminución de la concentración de nutrientes en la superficie conlleva directamente a esta mortalidad tan elevada. La disminución de los nutrientes afecta directamente a la producción de algas y fitoplancton, que disminuye fuertemente. Si la base de la cadena alimentaria se ve afectada por una fuerte disminución es lógico y cabe esperar que tanto los herbívoros como los depredadores sufran una disminución equivalente, y así es. Numerosas especies de peces migran a aguas del sur, más ricas en nutrientes, mientras especies tropicales empiezan a poblar esta área. Los bancos de peces que no migran disminuye su número de individuos, y a su vez, estos quedan más flacos y débiles; y al mismo tiempo la reproducción queda truncada. Lo mismo pasa con los moluscos, los peces depredadores, las aves marinas, y los mamíferos marinos. En la costa las rocas pierden su cobertura de algas,erizos, mejillones etc.

En el siguiente video de YouTube se puede completar esta información:

Según el pronóstico más reciente que el Centro de Predicciones de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), que junto con la Nasa y Agencia Meteorológica de Japón, constituyen las instituciones mas solventes del mundo en el campo de la meteorología,  El Niño de este año es “considerable y se está fortaleciendo”, y que hasta podría ocurrir que fuera tan intenso como el de 1997.

“Hay una probabilidad superior al 90% de que El Niño se prolongue a lo largo del invierno 2015-2016 del hemisferio norte y alrededor de un 85% de probabilidades de que se prolongue hasta la primavera de 2016″, señaló la NOAA en un comunicado.

El clima no es lo único que se ve afectado. Las aguas superficiales más cálidas en el Pacífico occidental ahuyentan a los peces de aguas frías en las que descansa la mayor parte de la industria pesquera de gran parte de Latinoamérica. Fue en esta región en donde los pescadores notaron por primera vez el fenómeno y lo nombraron El Niño porque ocurría cerca de Navidad.

Evolución histórica de El Niño

Evolución histórica

El Índice Oceánico de El Niño (ONI, por sus siglas en inglés) mide la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico tropical. Cero es el promedio, los números positivos indican más calor y los números negativos indican más frío. Cualquier cosa que supere a 0.5 indica la presencia de El Niño… y cualquier cifra superior a 1.5 indica un El Niño intenso.

El fenómeno más intenso fue en 1997-1998 y alcanzó un puntaje de 2.3. La cifra actual para El Niño de este año es de 1.0, pero ha estado subiendo por cuatro meses consecutivos. Casi todos los pronósticos indican que El Niño de este año podría superar el 2.0… y algunos expertos pronostican que será El Niño más intenso desde que se empezó a llevar registro en la década de 1950.

CONCLUSION.

“Los datos de los que se dispone hasta el momento, indican que es posible que nos encontremos ante  El Niño más intenso desde 1997.

Sin embargo debe tenerse muy en cuenta que, obviamente los modelos climáticos sólo pueden predecir lo que sucederá a unos pocos meses vista, así que hay que ser precavidos ante unas previsiones hechas desde bastante tiempo antes, como es el caso pues bastantes datos se remontan a mediados de 2.014 y los mas recientes a junio 2015; no hay que caer en inútiles alarmismos catastrofistas aunque tampoco dejar de prestar la debida atención a lo que puede ser una realidad.”, como asegura William Patzert, experto del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

“Para que alcance una intensidad similar a la del periodo 1997-1998 tienen que suceder dos cosas. Primero, en los próximos meses se deben ralentizar significativamente los vientos alisios en dirección este-oeste en el Pacífico”.

“Si eso sucede, veremos una transferencia dramática de calor de las aguas del oeste del Pacífico a las del Pacífico central y oriental. En esas condiciones es cuando puede alterar los patrones de temperatura y precipitaciones en todo el planeta”, apunta Patzert, quien asegura que este tiene el potencial de ser “El Niño Godzilla”, por su gran intensidad.

F.J. de C.

Madrid, 22 de agosto de 2.015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s